Hot in the Summer, Hoth in the Winter

Madrid es lo que tiene.

Este diciembre:

Nevada en Madrid

Nevada en Madrid

El pasado enero:

Un día frío en el Infierno

Un día frío en el Infierno

Justo justico ahora, no me da mucha pena no estar en Madrid, fíjate tú. Me habrán quitado el lomo ibérico y el chorizo de guijuelo los cabrones de la cuarentena en el aeropuerto de Melbourne, pero el fin de semana pasado estuvimos navegando en el lago de Albert Park.

(¡Gracias por las fotos, Amayita y Alvy!)

“No somos la SGAE”

Lo más gracioso del chiste de Vaya Semanita sobre “el día del orgullo SGAE” no está en las partes que son ficticias, sino en las que son reales. Parafraseando, se podría decir eso de “no le digas a mi madre que soy cobrador de la SGAE, la pobre se cree que me gano la vida de chapero”.

La empresa Google tiene un lema que le ha ganado bastantes puntos de relaciones públicas: “don’t be evil” (“no hacer el mal”). Sospecho que a cualquiera que monte una empresa que se relacione con artistas y creadores le bastará con ponerse como lema “no somos la SGAE” para ganarse la atención y el cariño de su público natural.

Por ejemplo: un sistema de seguro legal para tenderos y comerciantes.

Tienes una peluquería, un circo, una universidad, o un bar. Pones sólo música que no esté en el repertorio de la SGAE. O quizá vendes consumibles, y te vendría bien que te quitaran un canon que más que otra cosa parece un impuesto privado.

En vez de pagar el impuesto revolucionario (perdón, las tarifas por comunicación pública) de la SGAE, pagas la mitad de esa cuota a una bolsa de financiación de defensa legal ante la SGAE. ¿Por qué pagar a los acusadores, cuando puedes pagar a tu defensa?

Esta entidad debería constituirse como asociación sin ánimo de lucro ¿Por qué no? Su única función es financiar los honorarios de abogados de defensa, así que no tiene la menor necesidad de generar beneficios ni repartir dividendos. De este modo desgravarán las aportaciones de empresas e individuos ( no olvidemos las donaciones de particulares).

Nombre: “Defensa Creativa”. Lema: “No somos la SGAE”. Le veo futuro.

Modelos de negocio para un mundo perfectamente copiable

En este momento mi artículo sobre “Modelos de negocio: cómo ganar dinero en un mundo perfectamente copiable (y su segunda parte) son, respectivamente, el primer y tercer artículo de la lista de lo más leído de rtve.es. Supongo que esto se debe en parte a los elogios extravagantes de los amigos, que siempre se agradecen.

La obra de arte en la era de la reproducibilidad mecánica

Sin embargo, se me quedaron fuera del artículo más y más ejemplos de esos modelos de negocio alternativos que no dependen de que los usuarios no puedan hacer copias. Está la música libre de Jamendo y Magnatune, algunos de cuyos artistas llegan a vender sus temas para música incidental de, por ejemplo, videojuegos como Braid.

Están experimentos como el próximo libro autoeditado de Cory Doctorow, que se ha propuesto “vender el mismo libro a toda la gama de precios, de los cero dólares a los 10.000″, imitando y extendiendo las prácticas de músicos independientes como Jonathan Coulton o el citado (en el artículo) Trent Reznor.

También hay experimentos de series de televisión como Malviviendo en España, o The Guild en Estados Unidos, o los microespacios de BoingBoing TV que también se vendían para entretenimiento de los pasajeros de Virgin Airlines. Joss Whedon también dejó el fantástico videoblog musical del Dr Horrible en abierto durante una semana para que todos pudieran verlo. Ahora sigue circulando por las redes de pares, y las ventas en Amazon son bastante saludables (es el número 253 de la lista), incluso un año después de cubrir gastos.

Me decía Mauro Entrialgo que me había olvidado del cómic: tanto Mauro como Manuel Bartual tienen publicados libros que recopilan material previamente publicado en blogs y que sigue disponible de manera gratuita en la red.

Las razones de Bartual

Las razones de Bartual

Y seguro que hay más formas creativas de ganarse la vida sin impedir la copia y la difusión de la obra, y que hay más casos y ejemplos. Si se te ocurre alguno, te invito a que lo reflejes en los comentarios.

El castigo de los hipócritas

Esta es la respuesta a la pregunta de ayer sobre qué pena habría que imponer a El Mundo por pedir mayores penas a la piratería, y básicamente aceptar la criminalización de los enlaces siguiendo las tesis de la ministra González-Sinde, mientras su servicio de buscador Ariadna les produce ingresos publicitarios a la vez que proporciona al público enlaces a ficheros .torrent:

La procesión de los hipócritas

La procesión de los hipócritas: La divina comedia, canto 23 (Infierno)

Otros lo llamarán ironía, pero es sólo hipocresía.

El Mundo contra El Mundo

Ejercicio de agudeza visual:

1.- El Mundo afirma que ”Zapatero no debe ceder frente a los piratas de la Red“.

2.- Según el diario madrileño, la ofensiva de la Coalición de Creadores va contra “portales de internet que ofertan cine, música, vídeo y videojuegos de forma ilegal, es decir, vulnerando supuestamente los derechos de autor”, y que el problema radica en que estas páginas “se lucran gracias a la publicidad que empresas conocidas y multinacionales colocan junto a su oferta ilegal“.

Pregunta:

¿Qué pena cabe imponer al diario El Mundo por “lucrarse gracias a la publicidad que empresas conocidas y multinacionales colocan junto a su oferta ilegal“?

Descárguense ustedes los torrentes de la película "Mentiras y Gordas", por cortesía del buscador Ariadna de El Mundo

Descárguense ustedes los torrentes de la película "Mentiras y Gordas", vulnerando presuntamente el copyright de la ministra González-Sinde, desde el buscador Ariadna del diario El Mundo. Oferta válida hasta fin de existencias, o algo.

La solución, mañana.

De pánicos morales y desagradecimiento

He escrito una cosita para RTVE sobre las descargas y las redes de pares. Me ha salido un pequeño monstruo de Frankenstein porque tomé las notas para redactar el artículo hace ya un mes, antes de todo el follón del #manifiesto. Lo que entonces iba a ser una explicación sobre cómo funciona la tecnología del peer to peer ha mutado hasta convertirse en un artículo sobre los pánicos morales y la mala relación de las industrias del copyright con las tecnologías (y el público) que les dan de comer.

Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial

Que no lo decimos los del #manifiesto: lo dice el artículo 20 de la Constitución Española:

“5 .- Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial”

Pues eso. Feliz día de la Constitución.

(la idea es de Mangas Verdes)

Asuntos fundamentales

No es espectáculo común ver al lider de un país desautorizando una propuesta de su propio gobierno en rueda de prensa pública. Menos habitual es aún que esta desautorización sea la respuesta a un documento anónimo publicado en Internet. La imagen televisiva del Presidente del Gobierno de España José Luis Rodriguez Zapatero dando una apresurada marcha atrás y desmintiendo a su propia ministra de Cultura Ángeles González-Sinde es un hito en la relación entre la Sociedad Civil y un gobierno democrático.

Portada de la edición de hoy del diario Público

Portada de la edición de hoy del diario Público

El lunes 30 de noviembre el Gobierno hacía público su Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible. El martes 1 de diciembre el diario El País señalaba las enmiendas a la LPI y a la LSSI que determinaban la intención del Gobierno de establecer un procedimiento administrativo (una comisión dependiente del Ministerio de Cultura, nada menos) para la suspensión de páginas web. Esto provocó que un grupo de periodistas, profesionales y activistas se reunieran (electrónicamente, desde todas partes del mundo) para escribir un “Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet“, que se extendió como un reguero de pólvora por toda la Web hispana (y parte del extranjero) a partir de las 9 horas de la mañana del miércoles 2 de diciembre.

Eneko/20minutos.es. Reproducida según los términos de la licencia Creative Commons.

Eneko/20minutos.es. Reproducida según los términos de la licencia Creative Commons.

En apenas unas horas decenas de miles de páginas web se hacían eco del manifiesto que empezaba afirmando que “los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos” y que “la suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial”, para acabar dando un varapalo a la forma encubierta en que se habían presentado las enmiendas, cerrando con un punto que decía: “en democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público”. Las asociaciones del copyright y el ministerio de Cultura también respondieron con prontitud: la Coalición de Creadores, organización que promovía la legislación propuesta, llegó a acusar a los autores del manifiesto de tenerlo preparado de antemano y de haber “aprovechado la ocasión para arremeter contra el Gobierno”. Por su parte, desde el Ministerio de Cultura se convocó a una reunión con la ministra a algunas de las principales voces contra los abusos de las industrias del copyright, entre los que también se contaban algunos coautores del manifiesto.

En la mañana del jueves 3 de diciembre se produjo la reunión en el Ministerio de Cultura con una ministra Sinde que intentó en todo momento suavizar la interpretación de su propuesta, aunque sin negar lo fundamental. Según sus portavoces, habría ocasiones en las que los cortes los podría tener que dictar un juez, pero que esta decisión se dejaría a juicio de la Comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura, o sea, que los jueces estarían supeditados a la autoridad administrativa. Los convocados en representación de las decenas de miles de firmantes del manifiesto no saliron demasiado contentos de la reunión, aunque el día todavía había de depararles alguna alegría.

El mismo jueves, el ex-presidente del Tribunal Constitucional Álvaro Rodríguez Bereijo declaraba que derechos fundamentales como la libertad de expresión, de conocimiento o de opinión “no pueden quedar en manos del poder ejecutivo, de la administración”, añadiendo que si hay una comisión “no puede ser administrativa, nombrada por el ministro”, sino que tiene que “tener un control judicial directo o indirecto”. El ministro de Justicia Francisco Caamaño también se manifestó, asegurando que la respuesta administrativa habría de ser proporcional a la gravedad de la situación, pero que en todo momento debería contar con el control y autorización judicial. El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, salía en rueda de prensa declarando que “siempre debe prevalecer la libertad de expresión” y que no se cerrarían páginas web sin autorización judicial, que la propuesta era sólo un borrador y que “si hay que modificarla, se hará”.

Esta tormenta, transcurrida en menos de cinco días, es un ejemplo de cómo Internet hace obsoletos los modelos tradicionales de procesamiento de la información. No olvidemos que la democracia parlamentaria es en sí misma un sistema de gestión de la información. Mi amigo Pepe Cervera suele decir que uno de los problemas del modelo parlamentario es que es una tecnología del Siglo XIX: una provincia escoge a un diputado que toma una diligencia hacia Madrid, y un año más tarde vuelve (de nuevo en la diligencia) con una ley debajo del brazo. Este es el modelo del que se aprovechan los grupos de presión tradicionales, como en este caso el lobby de las industrias del copyright, para desvirtuar el interés común y favorecer sus intereses creados.

La tecnología no es la solución automática a problemas sociales, pero puede ayudar a crear soluciones sociales a esos problemas. Quizá no estemos preparados para una democracia puramente asamblearia, pero sí que está bien que la ciudadanía pueda usar las herramientas a su disposición para contrapesar la excesiva fuerza de los grupos de interés privados. El copyright y las descargas no son más que anécdotas, y se equivocan quienes opinan que todo esto ha sido “en contra de la SGAE”. Es en contra de la injerencia de los intereses privados en la cosa pública, de las prácticas legislativas modelo “gato por liebre”, de la improvisación y la chapuza. Tampoco fue “en favor de las descargas gratuitas” sino en defensa de los derechos fundamentales, a favor de la separación de poderes y en apoyo de la petición de responsabilidad política por parte de los cargos electos y de sus designados directos.

Es un asunto de buena gobernanza. No sólo tenemos los políticos que nos merecemos: también somos la ciudadanía que nos merecemos. Sea cual sea la gota que colme el vaso, es bueno ver que estamos de acuerdo en algunos asuntos fundamentales.

Manifesto in Defense of Fundamental Rights on the Internet

A group of journalists, bloggers, professionals and creators want to express their firm opposition to the inclusion in a Draft Law of some changes to Spanish laws restricting the freedoms of expression, information and access to culture on the Internet. They also declare that:

1 .- Copyright should not be placed above citizens’ fundamental rights to privacy, security, presumption of innocence, effective judicial protection and freedom of expression.

2 .- Suspension of fundamental rights is and must remain an exclusive competence of judges. This blueprint, contrary to the provisions of Article 20.5 of the Spanish Constitution, places in the hands of the executive the power to keep Spanish citizens from accessing certain websites.

3 .- The proposed laws would create legal uncertainty across Spanish IT companies, damaging one of the few areas of development and future of our economy, hindering the creation of startups, introducing barriers to competition and slowing down its international projection.

4 .- The proposed laws threaten creativity and hinder cultural development. The Internet and new technologies have democratized the creation and publication of all types of content, which no longer depends on an old small industry but on multiple and different sources.

5 .- Authors, like all workers, are entitled to live out of their creative ideas, business models and activities linked to their creations. Trying to hold an obsolete industry with legislative changes is neither fair nor realistic. If their business model was based on controlling copies of any creation and this is not possible any more on the Internet, they should look for a new business model.

6 .- We believe that cultural industries need modern, effective, credible and affordable alternatives to survive. They also need to adapt to new social practices.

7 .- The Internet should be free and not have any interference from groups that seek to perpetuate obsolete business models and stop the free flow of human knowledge.

8 .- We ask the Government to guarantee net neutrality in Spain, as it will act as a framework in which a sustainable economy may develop.

9 .- We propose a real reform of intellectual property rights in order to ensure a society of knowledge, promote the public domain and limit abuses from copyright organizations.

10 .- In a democracy, laws and their amendments should only be adopted after a timely public debate and consultation with all involved parties. Legislative changes affecting fundamental rights can only be made in a Constitutional law.

Note: This manifesto is the work of several authors, and the property of everyone. Copy it, publish it, pass it on as you will.

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Nota: este manifiesto es obra de varios autores, y propiedad del común. Cópialo, publícalo, pásalo según desees.